Llegando demasiado tarde

Llegando demasiado tarde

Suena el despertador por décima vez y te das cuenta que tienes un retraso de 30 minutos para hacer todo tu magnifico ritual para llegar a tu trabajo de 8 a 5.Lo has experimentado tantas veces que en realidad te da igual, tu compromiso ha bajado, tu empuje se ha esfumado a través del tiempo y no te importa ya recuperarlo.

Resignación

Llegas a tu lugar de destino y no empiezan los saludos, empiezan las disculpas, confabulas excusas que has memorizado en tus últimos tres meses de depresión, todo es una monotonía sin sentido, ya no hay fuerza en tus movimientos, solo inercia, la inercia que te mantiene vivo hasta llegar al próximo aliento (tu próximo pago).

Es ahí donde encuentras la felicidad, pero solo es momentánea, por 10 minutos te sientes seguro, confiado y hasta atractivo; eso, en el mejor de los casos, lo peor viene después, cuando te das cuenta que en realidad, la mayor cantidad de tu patético pago ni siquiera es tuyo.

Muy tarde para regresar

Le pertenece a las grandes corporaciones, le pertenece a tu desesperación, a tu indisciplina, tu falta de voluntad para hacer crecer tu dinero, todo es tu culpa, has creado un sistema que trabaja en tu contra.

Pero ya es tarde, y  esta vez no hablo de tu trabajo dice tu consciencia, ya es tarde para reivindicar, no puedes hacer nada, estás perdido, acéptalo… eres un fracaso, mejor apúrate, antes de que nuevamente tu jefe sacuda el látigo enfrente de ti, antes de que tengas que sacar la excusa número 14 de tu repertorio.

Malas noticias, has olvidado pagar tus deudas, tienes que pagar por ese error, te has quedado justo, y apenas han pasado 5 días desde tu último pago, quisieras tener más ingresos, tú, que tanto te esfuerzas, que trabajas duro y te quedas último en la jaula donde laboras.

No, no hay justicia, la justicia es para quien la reclama, para quien se mueve con ella. Para tí no, para ti solo queda el ajuste, el sobrante, el residuo. Basta!

Careces de disciplina

Ya viste tu cuerpo? Es un reflejo de tu propias acciones, es un reclamo de lo que has dejado de hacer, de lo que has dejado que te hagan y lo que has permitido por no mover tu trasero 30 minutos al día. No es tu culpa, te dices, es mi maldito trabajo, el que no me deja tiempo ni dinero para vivir decentemente.

Llegas del trabajo y lo único que quieres hacer es descansar, te han absorbido las energías, pero en realidad no es eso, te han difuminado el alma y no te has dado cuenta, pero en vez de hacer algo por recuperarla, la remplazas con la mercadotecnia mediocre y barata de tu pantalla.

No hay alternativa

Los sueños se alejan y los retos se olvidan, no hay más claridad en tu vida, la paga es lo único que importa porque si no es con eso, con qué respiras.

Lo que paso, antes de tu decadencia, es que tomaste el camino equivocado, por conformismo, miedo y pereza. Ya es tarde…

Has olvidado tu mayor fortaleza, te has apartado del valor que enmarca las hazañas de los hombres que se vuelven leyenda.

No hay razón por la cual esforzarse en traerla de vuelta, sin una meta, sin sueños, sin obsesiones; aquella es una bala que se frena con el agua.

No hay razón de tenerla, si las acciones no son congruentes con su esencia.

Un estado mental inquebrantable

Pero al final del camino, buscas aliento, alguna esperanza con la cual encontrar consuelo. Si lo hay, hay que olvidar, dejar las mascaras y mostrarse tal cual.

No hay heridas sin escudos que quebrar, no hay grietas sin máscaras que desquebrajar, olvida tus poses, tus facetas y tus adulaciones. Date cuenta son patéticas.

La mejor solución para reivindicar tus errores… cortar de tajo, empezar de cero, tener pequeñas victorias y apegarte a tus propias creencias.

Encuentra tu verdadero yo, aquel ser que nació para ser un maldito bastardo ganador. Recuerda, cambia tu actitud a la de un ser superior.

Nunca es demasiado tarde.

Mauricio

 

  • Victor Arellano

    Muy a menudo me siento así, todos los días pienso que voy a cambiarlo de una vez por todas, ahora con esto que escribes he descubierto la clave por la que sigo así.

    Creo que es el ego, lo que me impide ser feliz.¿Podrías decirme como deshacerme de él?

    Muchas gracias, de verdad están súper tus artículos

  • María Arrau

    Muchas gracias Mauricio, en verdad es como si contaras la historia que he vivido, gracias por tus palabras.

    • Estoy seguro que cuando nos hacemos conscientes de nuestra situación, podrémos iniciar a transformarla hacia nuestra verdadera expectativa de vida.

      No hay nada que agradecer, a ti por comentar.

      Saludos

  • David Correa

    Hola Mauricio!

    Es la primera vez que comento en tu página, y es que ya he leído muchas entradas tuyas, pero esta vez si no aguante las ganas.

    Sólo quiero decir, excelente post como siempre! Aunque si te soy sincero, leo con suspenso todo lo que escribes porque siempre es una “patada” que hace tambalear mi consciencia, es una patada para despertar y hacerme responsable de mi situación.

    Tienes razón la disciplina y la determinación hacen a un Hombre de verdad.

    Gracias!

  • Pingback: Intensamente - Las creencias sobre las emociones -()

  • Pingback: Estatus social - ¿Cómo mejorar mi nivel de vida? P2 - Influye Ahora()

  • Pingback: El problema Siempre Eres Tú - Influye Ahora()