La generosidad

La generosidad y el Networking – Segunda Parte

He comprobado con experiencias propias, que nuestro progreso se ve limitado de manera directa por nuestras creencias y las decisiones que tomamos con base a ellas, y esto tiene una tremenda importancia al momento de desarrollar nuestras habilidades comunicativas, y mejorar de manera progresiva la calidad de las interacciones que tenemos en nuestro día.

En la entrada anterior sobre Networking, vimos fundamentos básicos para forjar relaciones de valor efectivas. Ahora voy a seguir con la serie de entradas sobre a dicho tema, esta vez hablando de un tópico que me parece fundamental, y que al analizarlo, me vi asombrado y lleno de motivación, estoy hablando de la generosidad, y su relación con el valor que esta promueve en las relaciones personales.

Fortalecer nuestras relaciones a través del valor de la generosidad, es una de las prácticas que realizamos en el día a día y que generalmente se desenvuelve de manera inconsciente, debido a las bases de las cuales responden nuestro comportamiento y la forma de interactuar con nuestros conocidos; sin embargo, existe una especie de barrera que se interpone en nuestro camino, y que personalmente me han hecho ver personas de mi red de contactos, me han hecho consciente de las incongruencias de mi pensamiento y lo limitado que estaba al pensar de esa forma.

La generosidad no está peleada con el pedir.

Una de las cosas que ha cambiado de forma positiva el progreso de mis objetivos y en general de mi vida, es el aprender a pedir apoyo, o más específicamente, aprender a sentirse cómodo solicitando ayuda a otras personas.

La importancia de interiorizar la idea de que la generosidad es una vía que corre en ambos sentidos me permitió explorar nuevas áreas de oportunidad y “relajarme” ya que si bien es cierto, que el termino se ha estereotipado con el dar, apoyar y ver por el bienestar de los demás, yo quisiera preguntarte algo. Si obtuvieras algo, que en un futuro te habilitara para ayudar a más personas y con mayor peso ¿Estarías dispuesto a solicitarlo? ¿Crees que valdría la pena?

Además, la generosidad puede tener alcances que nosotros ni siquiera imaginamos, las relaciones personales se fortalecen al momento de que colaboras e incluso cuando pides ayuda, ya que esto no es más que una muestra de confianza, en la cual te apoyas en las capacides de ellos para crecer personalmente.

La generosidad tiene caminos bilaterales, aunque la retribución no llegué al destino de origen

Este es un punto el cual relaciona aspectos que comentaré más adelante, que son fundamentales para, realmente vivir una experiencia satisfactoria a través de la vitud de la generosidad. Pero antes de eso me gustaría tocar este tema, olvida todo lo que has dado y sigue adelante, y más explícito aún es, olvida lo que has dado y sigue dando, sigue apoyando.

Es muy común que las personas caigan en la trampa de llegar a pensar que por alguna razón, si somos generosos, en algún momento serán generosos con nosotros. Temo decirte que si eres de los de ese club, te quedarás esperando por siempre. Creeme cuando te digo que esperarás ya que si tienes esa mentalidad, es que no comprendes la esencia del dar, y lamentablemente no podrás darte cuanto todo lo que estarás recibiendo.

Para mí es muy simple, al momento que estoy dando, es precisamente cuando estoy recibiendo. Aprendamos a disfrutar y saborear esos pequeños segundo en los que podemos servir y generar un desarrollo. ¿Conoces la película Cadena de Favores (Pay It Forward) dirigida por Mimi Leder? Si puedes verla, te darás cuenta (o eso espero), que las acciones de generosidad concluyen en el mismo instante en el cual termina tu interacción. Así que, si tu intención es ayudar, déjalo todo y continua con tu vida, en algún momento tu acción repercutirá en un acto de generosidad en algún lugar del mundo.

Utiliza tu capital para generar más capital

Así como los inversionistas de una empresa siempre invierten sus activos en más activos que les permitan, en primera, conservar el valor que han generado y en segunda, literalmente ponerlo en manos de entidades que potencialicen, diversifiquen y cuiden de su integridad y su buen uso, así deberías tratar tú, a tus conocimientos y habilidades a través de la generosidad, ya que esta, se convierte en un canal de alimentación para toda tu red de contactos.

Es decir, no sólo des por dar, ya que entonces caemos al otro extremo del interés, y en realidad lo que estarías haciendo sería desperdiciar tu tiempo y haciéndole daño a los demás, guíate bajo las reglas que seguramente sabes desde pequeño o un poco más adulto, utiliza tu sentido común y no seas tan ingenuo.

En lo personal, siempre me guío por el la frase “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”, es cuando nos podemos detener y pensar (¡Que es completamente valido e inteligente!), si no ves claras las cosas, detente y preguntante, ¿estoy dando pescados o enseñando a pescar? Aprende a distinguir realmente un “activo” de un “gasto”, no te digo que vayas a investigarlo a la biblioteca, usa tu experiencia y sentido común, decide, y si te equivocas, pues así es la vida, recuerda: inténtalo y vuelve a intentarlo, pronto te volverás un experto en el tema.

Apresúrate a dar antes de recibir

De antemano te explico que no vas a recibir un premio a la generosidad, ni vas a ganarte un puesto divino por ser una persona preocupada por tu grupo de personas; sin embargo, como todas las cosas importantes, requieren tiempo y dedicación. Haz que la generosidad se convierta en hábito en tu persona y pronto verás la magia que creara. De entrada te digo que serás una proactivo por naturaleza, tendrás un panorama holístico sobre las necesidades de las personas, serás mucho más empático y disfrutarás más de la vida y su sencillez.

No puedo decirte cuáles serán los beneficios adicionales de crear hábitos buenos en tu persona, porque dependiendo de tu trayectoria estos los irán desarrollando con el tiempo. Haz un esfuerzo y trata de mantenerte en esa actitud, recuerda que el enemigo número uno es la pereza y generalmente cuando la atacamos todo resulta mucho más fácil de lo que nos imaginamos.

Nunca Pagues de vuelta, tu deuda se encuentra en con alguien más

Es muy cotidiano pensar que cuando alguien se muestra generoso con nosotros, tengamos esa sensación de querer devolver la acción con alguna otra cosa que consideremos recíproca. En lo personal, odio cuando me pasa eso, ya que considero que es una forma de inmadurez, en la cual, mi mente no es capaz de aceptar la ayuda obtenida, y en lugar de simplemente agradecer, pienso que es necesario responder con otra acción.

Afortunadamente es un proceso en el cual estoy en proceso de cambiar y opino que es necesario hacernos consciente de ello, ya que, muy por el contrario de reforzar una relación personal, estamos debilitándola y creando interpretaciones erróneas de nuestro comportamiento.

Mi solución para esto, aunque realmente no es una solución, es tener en cuenta que la generosidad más valiosa es la espontánea y la que se nace de corazón. Muy importante es olvidarnos de llevar la cuenta, literalmente, olvídate de cuando has recibido y dado, únicamente agradece, eso será suficiente hasta que se presente un nuevo escenario en el que nos veamos con la posibilidad de ayudar.

¿Alguna vez has experimentado este tipo de situaciones? ¿Crees que la generosidad también se ve reflejada en el agradecer? ¿Tienes algún otro punto acerca de la generosidad?

Puedes ver las otras dos partes que escribí sobre el Networking.

Nunca Comas Solo – Claves del Networking para optimizar tus relaciones personales. Primera Parte
Vocación – Construye el Networking Efectivo

 

Influye ahora!