Estatus

Estatus social – ¿Cómo mejorar mi nivel de vida? P1

Siempre he tenido una mala percepción de las personas que compran de forma temporal un estatus, para que después de pocos días vuelvan a su realidad, mediocre (para ellos) y frustrante.

Hace un tiempo me causaba desconcierto el por qué tantas personas gastan su vida en ese ciclo del fracaso, derrochando su paga periódica por el trabajo que, seguramente odian o terminarán odiando.

Pierden su tiempo y dinero en cosas que les hacen creer estar en un estatus temporal, que únicamente sirve para satisfacer su ego, sin pensar que lo que adquieren, se esfuma más rápido de lo que piensan.

¿Cuál es raíz de este comportamiento?

Que su vida se basa en saltar y ver, en lugar de escalar y asegurar.

Para esto te voy a hablar de una práctica que le he dado el nombre del Método del Alpinista.

Esto que voy a compartir contigo, de verdad me ha entusiasmado mucho; hay muchas cosas que están alrededor del tema y aunque sería increíble poder discutir todas las aristas de este polémico concepto (el estatus), voy a mostrarte mi perspectiva de esto y como he podido entender e integrar acciones a partir del análisis cotidiano de la vida.

Entonces, a lo que vamos, enciende ese perezoso cerebro y absorbe toda esta información importante.

Sigue el método del alpinista

En realidad es más sencillo de lo que piensas, asegura el terreno antes de lanzarte a ver que hay, esto quiere decir que tienes que cerciorarte de estar a la altura necesaria para poder disfrutar del estilo de vida que tienes.

Un alpinista se encarga de probar todas sus opciones antes de dar el siguiente paso, analiza el terreno y elige la mejor opción, es un Hombre con perseverancia y paciencia, ya que sabe que al final siempre va encontrar una alternativa para dar el siguiente paso.

Además el alpinista puede ver a lo lejos la montaña inmensa, nosotros la vemos así también; sin embargo, una vez puedes acercarte lo suficiente a ella, el reto de escalar se convierte solo en un reto de metro por metro y no de la totalidad. Eso nos permite tener la motivación de dar el siguiente paso.

Enfócate en el siguiente paso, no en la montaña entera

Asegurar el terreno no es simplemente tener el ingreso monetario para adquirir bienes, los factores que intervienen en ellos son por ejemplo, el conocimiento, la educación, el grado de compromiso, la disciplina y la aplicación de un sistema residual.

Si puedes progresar en esas esferas, estarás a un paso de alcanzar un estatus mayor de manera permanente. Es una cuestión mental más que de esfuerzo, que siendo realistas, no cualquiera va a lograrlo.

Si quieres encontrar la gloría en tu vida, debes de olvidarte por un momento por la satisfacción inmediata y empezar a escalar y asegurar.

Deja de saltar

Si no te puedes permitir diariamente un estilo de vida con tus propios ingresos, estás simplemente comprando una ilusión, un estatus falso

Personas con baja autoestima y con necesidad de demostrar un nivel social que no es real, se dejan caer en esos vicios absurdos por muchas razones, para olvidar, para compensar su frustración, para relajarse.

La constante de esto es la patética incapacidad de tener disciplina y la mediocre habilidad de poner en marcha objetivos a largo plazo.

Sin embargo, hay individuos que lo hacen con completa conciencia de sus actos, simplemente por que quieren, y esto es valido, si lo que quieres es tener placer inmediato.

Otros, la mayoría podría decir, creen que lo hacen por decisión propia, pero muchos de ellos son víctimas de la ignorancia de una vida mucho más excitante y liberadora. Cegados por el sistema vulgar del consumismo inconsciente.

La causa de esto es por la falta de madurez en ciertas áreas de su formación y el acumulado de creencias erróneas provocadas por el sistema en el que se encuentran inmerso.

Dicho sistema les ofrece una alternativa y la siguen sin cuestionarse en ningún momento si su futuro se verá afectado.

Una decisión que debes tomar tú

Lo que es “aparentemente” imposible de ver en una sociedad como esta, es que tu vida está siempre siendo controlada por el exterior.

Tu cerebro no está tomando parte en el proceso de tu desarrollo, únicamente lo estas utilizando para cumplir los objetivos de la corporación arrogante y pedante en la que pones tu trasero 8 horas al día.

Estás dándole tú energía e intelecto a otra persona, mientras dejas que alguien más decida que es lo mejor para ti

La realidad de este asunto, es que el sistema de la sociedad te muestra un estatus que no tienes y te hace desearlo de una manera tal, que lo único que quieres es experimentarlo, y hacerte creer que estás ahí, y si lo estas… de manera temporal.

¿Puedes darte cuenta del error que estas cometiendo?

Tu fracaso financiero y tu esclavitud permanente siguen presentes porque te rehúsas a aceptar el nivel en el que te encuentras y en lugar de eso tratas de comprar cosas para aparentar que no estas ahí.

No escapes de tu estatus social, tienes algo que hacer

Desarrolla una mentalidad mucho más productiva, empieza a escalar en la montaña de la sociedad y asegura tu progreso.

Hacerte a la idea de que un estatus social no significa una atraso o desventaja frente a otras personas, es simplemente un escenario temporal y a medida de que tu desarrollo personal se va fortaleciendo podrás modificar ese escenario día con día.

Desgraciadamente estatus en la sociedad, es una referencia que toman para evaluar tu condición económica (en la mayoría de los casos),

Estatus, consúltalo en la red y date cuenta de su significado, no es una maldita medalla para presumir por todos lados, es simplemente un parámetro de medición, pero que puede ayudar a calcular tu progreso.

¿Qué puedes hacer?

En la segunda parte compartiré contigo cuál fue la forma de subir de nivel y como puedes hacerlo tu también.

Subir un estatus social, y con esto quiero decir, permanentemente, te permitirá acceder a experiencias nuevas y a poder tener brechas de tiempo necesarias para realizar todo aquello que siempre quisiste hacer.

No compres el estatus de forma temporal. Deja de comprar sueños y empieza a hacer el tuyo realidad.

Mauricio Mosqueira – Un Hombre con Hambre