instinto

El instinto del hombre exitoso y la mediocridad pasiva

Desde hace un tiempo he estado pensado cual sería el término perfecto para describir las acciones que hago y los objetivos que quiero alcanzar.

Innumerables ocasiones he considerado ideas como, ser una mejor persona, ser exitoso, ser millonario o simplemente tener una vida plena.

Pero a pesar de que concuerda en general con mis planes y comportamientos, he concluido que en realidad el término que realmente se ajusta con lo que deseo es:

Ser un Hombre.

Punto. No encuentro otra definición más exacta y congruente con mis acciones, que la de ser un hombre en toda la extensión de la palabra.

¿Alguna vez te has cuestionado realmente si estás comportándote como un hombre de verdad?

Seguro que has oído a muchos pseudo machos fanfarronear y actuar como imbéciles, tratando pobremente de compensar su falta de masculinidad con ruido y comportamientos patéticos.

Antes de que hagas alguna conjetura en tu cabeza, déjame explicarte qué es ser un hombre:

  • Obsesionarte por tus objetivos y metas
  • Hablar de forma determinante
  • Confrontar las situaciones tensas sin alterarse
  • Tener suficiente confianza para hacer contacto visual
  • Quedarse en silencio si no tienes nada que decir
  • Hacerte cargo de todos los que están bajo tu poder
  • Ser fuerte, mental y físicamente
  • Ser disciplinado y violento con sus decisiones
  • Aceptar tu superioridad y aborrecer la mediocridad
  •  Vivir orgulloso de ti mismo

Y esto viene a mi cabeza porque he pasado años con una mentalidad conformista, que sinceramente ahora, me da asco, incluso para mi propia naturaleza.

Sabía qué mi comportamiento estaba incompleto y que había cosas que reprimía solo para ser socialmente aceptado y no herir la falsa, arrogante y vulnerable autoestima de los demás.

Muy en el fondo sabía que la actitud que tomaba era más fácil de seguir, en un estado de pasividad vulgar, en lugar de confrontar mi entorno e imponer la realidad para la cual estaba hecho.

Como resultado de esa actitud, muchas personas me decían sorprendidos “Wow! que trabajador eres!” “Mau, eres una persona tan enfocada…”

Solo una gente mediocre está en su mejor momento – William Somerset Maugham

Creía que era un resultado bueno, pero era porque tenía un contexto pobre y francamente de perdedor. Proyectaba una personalidad incompleta, eso lo sabía, no estaba siendo un hombre.

Tal vez esta historia es única, tal vez es algo que sólo me paso a mi, tal vez lo merecía por ser un cobarde y no hacer lo que quería, pero ahora sé que toda esa basura se quedará atrás, he decidido afrontar el destino que realmente me llevará al nivel que quiero alcanzar.

Te lo digo de una vez, no vengo a recomendarte que hagas tal o cual cosa, no vengo a decir cómo tienes que comportarte ni tampoco quiero que creas que lo que digo es la mejor forma de vivir.

Pero lo que si voy a hacer, es advertirte algo muy seriamente.

Si no eres capaz en este momento de levantar tu arrogante y conformista trasero y hacer algo por ti, nadie más lo hará. Lo juro.

Estás solo en el mundo

Aunque evidentemente hay personas que te rodean y se preocupan por ti, la realidad es que la mayoría de los logros y metas que quieras alcanzar, van a ser el resultado de tu propio sudor y tu propia sangre.

Si eres hombre te harás respetar por tu poder, tu sobrevivencia se baza en tu inteligencia, tus recursos y tu fuerza. Si eres mujer, tendrás que comportarte como tal, ser cariñosa, cálida, y preocupada por su propia gente.

Acéptalo, aún cuando la sociedad moderna intenta hacer que hombres y mujeres parezcan iguales, la vida real funciona de la misma manera que ha funcionado desde que apareció el hombre.

Así es que si quieres progresar, si quieres obtener todo lo que deseas, debes parar de quejarte y empezar a moverte. No esperes a nadie, no esperes “el momento”.

¡Maldita sea, Solo hazlo!

Soy administrador, y toda mi carrera sólo me sirvió para descubrir dos cosas:

La primera, que para lo único que sirve una carrera es para retrasar una realidad, la realidad en dónde tienes que ponerte a prueba si quieres sobrevivir.

La segunda, me di cuenta que los trabajos de oficina son aburridos, monótonos y hacen a la gente gorda y conformista. Me di cuenta que no quiero permanecer ahí por mucho tiempo, no me gusta seguir reglas ni estar debajo del trasero de alguien más.

Por lo menos me permitió darme cuenta que en la vida real se puede lograr lo que sea, solo hace falta una pequeña cosa. HAMBRE.

Deja de planear, deja de hacer tu inservible presupuesto, deja de pensar en lo malo y empieza a intentarlo.

Piensa esto: Entre más tardes en reaccionar, lo único que harás es empezar desde un lugar mucho más profundo y oscuro, cada momento que retrasas tus verdaderos sueños, te sentirás mas viejo, más confundo y más mediocre para iniciar.

No quisiera decirte esto, pero si no me escuchas a mi, la verdad es que no me importa. Pero estoy seguro que tu interior va empezar a hablarte, va empezar a reclamarte el por qué aún no has hecho nada.

¿Cómo sabes qué tienes que hacer?

No te puedes engañar todos tenemos esa reacción, esa sensación que viene desde nuestras entrañas, esa sensación nos dice qué queremos y qué no, qué debemos decir y qué debemos hacer.

Tal vez tu me digas que estás haciendo tus sueños realidad, pero entonces…

¿Por qué estás leyendo esto?

 

Mauricio Mosqueira