rico

Como hacerte inevitablemente rico

En estos últimos días he pasado por una fase de bloqueo para poder comentar nuevamente en el blog. Me encontraba tan preocupado de encontrar un nuevo tema para compartir que al final del proceso no salían mas que unas cuantas ideas incompletas. Aunque esta sensación era algo que me tenía un poco inquieto, me di cuenta que solo era cuestión de regresar a las bases de lo que quiero lograr con este blog y de lo que quiero compartir contigo.

Quisiera poder mostrarte de forma muy transparente, la forma en la que estoy manejando mi vida, las cosas que aprendo; en lo que creo, pienso y lo que aplico en mí día a día para alcanzar mis metas.

Una vez recordada la misión, y un poco más calmado, empecé a analizar mi comportamiento, y aclarar un poco la situación por la que estaba pasando. Lo que conseguí encontrar fue que, efectivamente, la emoción y las ganas de compartir seguían ahí, tratando de expresar todo lo que está en mi mente; sin embargo, son tantas cosas que quieren salir al mismo tiempo que se quedaban atascadas justo antes de poderlas escribir.

He de confesar también que he estado enfrascado últimamente en temas acerca de cómo invertir, como hacer trabajar mi dinero y en general, encontrar la forma más rápida de alcanzar la libertad financiera, un objetivo que tengo tatuado y que no estaré tranquilo hasta alcanzarlo. Esto era justamente lo que me tenía tan intranquilo, quiero compartirte todo esto que estoy aprendiendo, solo que de momento no sabía por dónde empezar.

Sé rico

Por esta razón quisiera decirte que cada vez estoy más seguro de que el camino para ser inevitablemente rico es encontrando nuestra pasión.

Puede parecer que esté tratando de encajar cosas en dónde probablemente no exista conexión, pero créeme que si fuera así, no estaría tan convencido de que esto que estoy escribiendo es realmente importante. Te digo que encontrar tu pasión te va hacer inevitablemente rico. Empecemos por aquí:

Si por alguna razón del destino, hubiera decidido nunca haber iniciado este viaje virtual de páginas web y blogs en internet, una posibilidad de incrementar la riqueza tanto en mi persona como en las que pueden beneficiarse con lo que escribo, nunca habría podido existir, esa “potencial” riqueza se habría desvanecido sin siquiera intentarlo, y tal vez, mi vida habría seguido un camino monótono y muy posiblemente aburrido.

Gracias a escuchar la voz interior que me alentaba a curiosear sobre mis intereses y pasiones naturales he podido experimentar esa sensación de satisfacción y tranquilidad que te da haber hecho algo que realmente te gusta, que literalmente te deja una sonrisa en el rostro y te hace dormir como un bebe por la noche.

Gracias a esa pequeña patada interna que me impulsó varias veces a explorar áreas en las que estaba interesado (incluso desde niño), he podido abrir mi mente a un contexto mucho más amplio que me permite tener una visión con más posibilidades de alcanzar mis sueños, de una forma mucho más grata, motivante y por supuesto, fácil.

Tampoco es que viva en un mundo perfecto, en donde encontré la solución a todos mis problemas. De lunes a viernes trabajo en una compañía para ganar dinero y sobrevivir, llego cansado y a veces sin ganas de hacer mucho más, pero indudablemente, alimentar mis pasiones, hacer ese pequeño esfuerzo, ha hecho que encuentre una ruta que me llevará más lejos que el plan actual, me hará mucho más rico y me traerá muchas más satisfacciones.

Encontrar tu pasión no es el paso final

Te recomiendo que te tomes algunas horas, días o meses, reflexionando acerca de tus verdaderas pasiones y motivaciones, ya que seguramente ese tiempo será la mejor inversión que puedas hacer en tu vida, en un video de YouTube, sobre inversiones y como ganar dinero, el experto, estaba hablando sobre que hay gente que muere sin saber para qué era bueno.

¿Tú te imaginas, estar en la etapa final de tu vida, sin descubrir tu verdadero potencial?

Mi recomendación es, mejor no te arriesgues, no te quedes en ese empleo, en esa profesión, no te cases con tus decisiones y exponte lo suficiente para encontrar tu pasión, para encontrarte a ti mismo. De verdad te aliento a que hagas ese esfuerzo, empieza de inmediato porque ni el tiempo, ni tu trabajo ni nadie te dirá cuando empezar.

En las oportunidades que tengo para hablar sobre “liberarse”, encontrar sus pasiones y hacerse ricos con ellas, la mayoría de los casos, la respuesta siempre es postergar esto y esperar el momento perfecto. Mi respuesta siempre es la misma:

“Si crees que en algún momento de tu vida, las cosas iban a cambiar de la nada, a ser más sencillas y que todo tu esfuerzo al final iba a ser recompensado, que todo ese trabajo otorgado a la gran compañía en la que trabajas será reconocido, me temo que quedarás muy decepcionado al ver que no vas a tener nada de eso, probablemente lo más cercano que veas a este sueño será en una serie de televisión”

Te vuelvo a repetir, no te arriesgues, inicia la búsqueda ya, no te voy a decir que va a ser fácil, de hecho no lo será, te darás cuenta que aunque te interese mucho algo, sabrás muy poco de ello, pero aun así lo vas a hacer, porque te gusta y porque quieres alcanzar tus sueños.

Se una persona disciplinada y podrás lograr todo lo que tu mente pueda imaginar.

¿Quieres hacerte rico? Empieza por tu riqueza interna.

Una vez que tengas valor ahí adentro, lo único que podrás hacer es crear valor para el exterior, crear valor para las personas que te rodean y como sabes, ese valor se monetiza en dinero de verdad.

¿Quieres más?

Te aseguro que después de 10 años de recolectar toda la información posible para generar riqueza, todas las estrategias para crear un capital, generar ingresos e invertir en un negocio ganador, lo único realmente valioso son las bases, y la base principal eres tú.

Conócete a ti mismo, descúbrete, desarróllate y después todo marchará a tu favor.

Mis últimas recomendaciones para iniciar a ser rico son:

Invierte tiempo en ti mismo

Sé disciplinado

Respeta tus valores y creencias

Nunca dejes de intentarlo

Nunca te rindas cuando algo vale la pena.

 

Muchas de las decisiones que tomamos impactan nuestra vida, pero siempre hay una forma de cambiarlas, reenfocarlas o volver a empezar.

“Nos podemos comer al mundo, pero mordida por mordida”

Es lo que pensé justo después de reivindicar el camino.

Mauricio