auto traición

Auto traición – Cuándo dejar un empleo y empezar a ser rico

¿Alguna vez te has topado con personas que constantemente se encuentran un estado neurótico, tanto que sientes lástima por ellos?

Hace mucho tiempo que he decidido mandar al carajo todo aquello que me utiliza, me quita el tiempo y succiona mi alma.

Sentía desesperación por estar cerca de esas situaciones, sentía asco, ira y enojo.

Pero recientemente he aprendido a identificar de donde proviene toda la ira y la frustración.

Viene de mi interior.

Al final de cuentas, yo elijo qué me hace feliz; escribir, dinero,  sexo, viajes, perros y cortes sirlione.

Recuerdo con decepción, y lamento profundamente esos momentos tan patéticos en los que el maldito trabajo me tiene atado en una silla tecleando por algo que ni siquiera me importa.

Ese maldito trabajo que me impide salir y ser libre.

Antes,  me encontraba en un estado de alta tensión, con ganas de discutir por cualquier cosa por insignificante que pudiera ser.

Lo cuestionaba todo, había conversaciones infinitas en mi mente, tratando de hacer patético o insignificante el comentario de alguien más.

Lo hacía porque de algún modo quería desahogar esa frustración, esa ira que tenía por hacer cosas que me mantenían como un perro enjaulado.

Ahora se que mi ira provenía de un sentimiento que yo mismo provoco por la siguiente acción:

La auto traición

Es aquello que te hace estar permanentemente intranquilo, aquello que aniquila tu alma y que la sociedad quiere que ames, que la recibas con los brazos extendidos y que la consideres tu única opción.

Es aquello que hace que te levantes cada mañana después de posponer diez veces el despertador.

Es eso que te acompaña en tu viaje de por lo menos una hora, en medio del tráfico o el tumulto de gente para llegar finalmente a tu jaula (ese trabajo que odias).

Y después,  cuando al lograste llegar, sólo esperas el final de la jornada para matar el poco tiempo que te sobra al salir de ahí.

Desperdicias tu verdadera libertad durmiendo, viendo televisión o succionado por una de las redes sociales igual de páteticas que tu vida.

Si este no es tu  caso; esta bien, puedes ser feliz en un trabajo, pero te aseguro que detrás de ese confort, se encuentran por lo menos uno de estos tres puntos:

Los haces por necesidad

Te gusta que te den ordenes

No sabes realmente lo que puedes hacer con  tu vida

Honestamente te digo que si odias lo que haces,  será más fácil que encuentres alguna cosa que te haga más rico y que permita disfrutar de la vida.

¿Por qué?

Porque eso que harás, será con una obsesión renovada, con determinación.

Serás un hombre libre, lleno de vitalidad y listo para ir a buscar el pedazo de carne que te corresponde.

Mi consejo es que dejes tu trabajo hasta el punto en el que no puedas absorber más conocimiento.

Abandónalo hasta el punto en el que, lo único que percibas como “beneficio”, sea el mediocre y soborno por mantenerte trabajando ahí dentro.

Personalmente he descubierto que no trabajo por dinero,  la realidad es que trabajo por aprender cosas nuevas, cumplir objetivos en los que me siento identificado, pueda ganar ingresos o mejore la vida de otras personas.

Ahora mismo él único objetivo de seguir esclavizado es usar el conocimiento de un sistema y sus necesidades, para mi propio beneficio.

Negociar,  vender, invertir.  Es lo que deberías aprender primordialmente para iniciar una vida independiente.

La mayoría piensa que el objetivo de tener un trabajo es acumular dinero para después ser rico.

Lo único que conseguirás con eso será una vejez mediocre, infeliz y sin alcanzar ni siquiera el más mínimo sueño que hayas podido tener.

Si no tienes otro beneficio aparte del dinero,  seguramente la empresa que te contrató se burla de ti, explota tu talento mientras los beneficios que tú le reditúas la hacen avanzar hacia sus metas.

Beneficio para un perdedor es un buen salario.
Beneficio para un verdadero Hombre es la sabiduría.

Te doy un consejo si persistes en obtener un trabajo de nueve a seis.

Consigue un trabajo de en donde puedas aprender a relacionarte con los demás, conoce todo lo que puedas y después cuando no quede más que aprender, vete.

Ahora usa esas habilidades para venderte a ti mismo, encontrar un negocio o hacer una empresa.

He encontrado algo de paz, de temple, al razonar estas ideas. Ahora no hay nadie a quien culpar.

No culpas a nadie cuando sabes que tu futuro es completamente responsabilidad de tus acciones, no hay malos ratos. Solo resultados.

Resultados que pueden ayudarte a sobresalir o pueden darte una patada, un escarmiento para que seas aún más astuto.

Por último quisiera decirte:

Si continuas trabajando por dinero, nunca serás rico, nunca alcanzarás la completa libertad

Y tendrás que vivir con las creencias de alguien más, de alguien que se encuentre por encima de ti, en la jerarquía de tu organización.

Podrás opinar, pero nunca dictar, y si tus ideas son buenas alguien más las transformara y el propio sistema mágicamente encontrará una solución nueva.

Lo vuelvo a repetir.

Si no tienes algo más que obtener de tu trabajo, si sólo tu maldito salario quincenal, es hora de irte.

Vete.

Si no haces esto,  quedarás atrapado en el juego de la sociedad,  la auto traición se volverá tan intensa que desaparecerá todo rastro de tus sueños y te hará un esclavo sin alma.

Así que antes de mostrar tu ira hacia otros,  antes de culpar a alguien mas de tu desgracia.  Ve tu interior y pregúntate.

Me he auto traicionado?

Mauricio Mosqueira

  • Pingback: Como ser una persona extraordinaria -()

  • Totalmente cierto! Un abrazo.

  • gonzalo

    Excelente y muy cierto, ojala muchas personas pudieran realmente hacer cumplir sus sueños y no verlos como imposibles…

    • La verdadera cuestión es ¿Por qué creemos que nuestros sueños son algo secundario de nuestra vida y no nuestra prioridad?

      Viéndolo así somos unas animales irracionales no te parece?

  • Pingback: La mentira sobre la obsesión que los pobres te dicen -()

  • Diana Valencia

    Hola Mauricio,

    Espero que no sea tarde para responder a tu último comentario!!

    Tienes razón, de esa forma parecemos seres irracionales. Pero creo que es porque la mayoría de nosotros tenemos miedo de equivocarnos y preferimos tomar la alternativa de alguien más, esperando poder culpar a alguien si algo sale mal.

    Muchas gracias!! He leído varios post tuyos y me gustan mucho!

    Saludos desde Guadalajara!

  • Pingback: Estatus social - ¿Cómo mejorar mi nivel de vida? P1 - Influye Ahora()